divendres 22 setembre, 2017

Web oficial del Moviment Independent de Lloret

Los municipios turísticos se movilizan contra el incivismo de los visitantes

Photo Credit To CGI, S.A.

En verano las actividades turísticas y el incremento de las actividades lúdicas en la calle disparan el número de denuncias por incumplimiento de las ordenanzas de civismo en numerosos municipios de toda la geografía española.

Consumo de alcohol o estupefacientes en la vía pública, necesidades fisiológicas, servicios sexuales, incumplimiento de las normas de uso y de seguridad en las playas o vandalismo sobre el mobiliario urbano son sólo algunas de las situaciones de incivismo que se prodigan en las calles y plazas de pueblos y ciudades con alta actividad turística.

En algunos ayuntamientos las denuncias por incivismo pueden superar en volumen a las multas de aparcamiento, pero su recaudación efectiva es mucho menor debido a una incorrecta tramitación, notificación y gestión del cobro. 
Y el problema añadido, a parte del impago por parte de los denunciados, es que esta ineficacia provoca un mayor relajamiento de la actitud ciudadana, lo que multiplica la ineficacia de las ordenanzas municipales y agrava los problemas de convivencia en pueblos y ciudades. Y entonces ¿de qué sirve una ordenanza de civismo si luego no se aplican ni se cobran las sanciones?

En los últimos meses un número creciente de Ayuntamientos han tomado cartas en el asunto ante un problema que no para de aumentar en paralelo al crecimiento del turismo. Para ello han puesto más medios para sancionar y en algunos casos cobrar directamente en la calle a los incívicos. En algunos municipios los policías municipales van dotados de un terminal móvil para emitir e imprimir la denuncia y con el cual pueden además cobrar mediante tarjeta de crédito/débito en el mismo momento.

La clave de la mejora en muchos ayuntamientos azotados por el incivismo constante en sus calles está en la tecnología aplicada a los procedimientos de tramitación y notificación rápida de la sanción al domicilio de residencia del turista, que a menudo es extranjero, y facilitando el pago online conectándose a la web del Ayuntamiento. Con este mecanismo más rápido se ha conseguido incrementar el cobro de las sanciones, consiguiendo resultados similares de cobro en denunciados extranjeros respecto de denunciados residentes en España.

Entre los Ayuntamientos pioneros en el cobro de denuncias a residentes extranjeros destacan Palma de Mallorca y Las Palmas de Gran Canaria, por su dimensión, pero también Fuengirola, Arrecife o La Oliva (Fuerteventura). En la mayoría de ayuntamientos se han apoyado en empresas especializadas en el cobro de multas como Coordinadora de Gestión de Ingresos (CGI) o la italiana NIVI.

Post source : CGI, S.A.

Related posts